Libre…

Libre…

¿Eres realmente consciente de que la libertad no existe? Nos han dicho que sí, que somos afortunados, que tenemos suerte de ser quienes somos y vivir cómo vivimos. Sin embargo, somos tan sumamente torpes que hemos sido capaces de construir nuestra propia jaula contemporánea protagonizada por el qué dirán de nosotros y el cómo actuar en cada momento para ser socialmente aceptados en cualquier circunstancia siempre y cuando nos interese.